Dunkerque 1944-La campaña

Ir abajo

Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Mar 13 Nov 2018, 4:49 am

Para revitalizar algo la página, os presento una campaña que he montado, con toques roleros, historia novelada y algún combate de vez en cuando. Los jugadores serán los comandantes de una diminuta fuerza blindada. Si alguien se anima a participar, se puede apuntar en este mismo hilo.

ANTECEDENTES

Después de fracasar en su intento de parar los blindados que se dirigían hacia Utah Beach, en la base de la Península de Cotentin, los alemanes han conseguido desbaratar las cabezas de playa dejando un reguero de destrucción a su paso. Las fuerzas desembarcadas y los paracaidistas de la 101 comenzaron a retirarse, combatiendo, hacia Omaha, salvando en una proeza logística y un milagro operacional, el cruce de los ríos Taute y Vire y el embudo-trampa en el que se había convertido Carentan.



Fueron días caóticos, con frentes poco definidos, panzers alemanes descuarinjados en la orillas de las playas cerca de Audoville y grupos de hombres luchando por allí y por allá, sin orden ni concierto. Unos empujando hacia el mar, otros sorteando las puntuales avalanchas de kampfgruppes aislados. Hitler decidió, en otra de sus controvertidas decisiones, poner punto final a aquella pesadilla, deteniendo el partido de futbol de colegiales en el que se había convertido aquello, inmovilizar a sus cada vez más diezmadas fuerzas blindadas y restablecer las comunicaciones entre pequeños grupos de voluntariosos germanos venidos arriba y cuarteles de desquiciados generales que no sabían donde tenían a sus tropas y hacían virguerías para que sus suministros no acabasen en estómagos racialmente impuros.


Ni qué decir que aquella parálisis que duró un par de días también permitió reorganizar el caos que se había convertido la antaño modélica fuerza de desembarco aliada. Los frentes se fueron definiendo y Eisehower decidió reembarcar a las tropas norteamericanas de forma inmediata, dejando en suspenso temporal la retirada de sus primos británicos y canadienses, hasta hacerse una idea de lo que estaba sucediendo en el continente y sopesar las posibilidades de seguir con la liberación de Francia en un frente tan estrecho y con una moral tan baja. En la práctica, ese reembarque suponía admitir el fracaso de la operación Overlord. Los despojos de la 4ª división de infantería y los corpúsculos supervivientes de la 82ª y la 101ª divisiones paracaidistas se unieron a la diminuta cabeza de playa que consiguieron abrir la desfondada 1ª División en el sector de Omaha Beach, cavaron trincheras y esperaron mientras a sus espaldas la mayoría de sus compañeros comenzaban a moverse hacia el pueblo de AUNAY-SUR-ODON, convertido por arte de birlibirloque en un nuevo Dunkerque aliado, cuatro años más tarde.

La tarea de los oficiales encargados de repatriar las tropas era inmensa. No tenían medios mecanizados con que enfrentarse a los panzers alemanes y lo primero que hicieron fue desembarcar un par de pequeños grupos de combate para ayudar, taponando como buenamente pudieran los previsibles embates del enemigo.

En el otro lado, los generales alemanes, con Rommel a la cabeza, se desesperaban por la inacción de sus tropas, detenidas a escasos kilómetros de la costa. Fueron unos días extraños esos. El Fuhrer ordenó, como cuatro años atrás, dejar el peso de la ofensiva a su fiel infantería. La estampa de sus Tigers quemados en las arenosas playas de Utah y tostados por los cazabombardeos aliados en largas hileras sobre el asfalto normando le había producido un sincope porque con la carencia de divisiones panzer que contaban en el Este, los rusos estaban apretando fuerte incluso en estos meses estivales, todo un desatino a las reglas no escritas de la guerra ante los soviéticos. Rommel, con voz melosa y dulce, interpelaba a sus superiores sobre la necesidad de cerrar el nudo sobre AUNAY-SUR-ODON y dejar todas aquellas tropas norteamericanas fuera de juego de una vez por todas. No comprendía que la guerra realmente decisiva para Alemania se estaba decidiendo en las fronteras orientales del Reich. No me insista, leñe, órdenes de arriba…. No hay nada que hacer. He conseguido arañar un par de kampfgruppes a esos rácanos del Oberkommando der Werhmacht. Apáñeselas como pueda. Y le colgaban el teléfono.
Al final del tercer día, los regimientos de infantería alemanes se pusieron de nuevo en marcha…..

Fuente: https://dementorus.deviantart.com/art/Band-of-Brothers-battle-of-Carentan-439463695
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por d0snu el Miér 14 Nov 2018, 5:32 pm

Buena iniciativa, si señor!!…

Salud!!
avatar
d0snu



Envíos 183 Localización - Address Cantabria
CMBB CMAK CMBN v4 CMCW CMFI v1.2 (Motor v3) LineaGustav CMRT v2 (Motor v4) Matrix Games Patadox Interactive Close Combat Series

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Sáb 17 Nov 2018, 10:16 am

Día 20 de Junio, 03:00 AM

Esta madrugada se están produciendo movimientos que podrían indicar que Alemania reanuda su ofensiva para cerrar la salida de Francia de las tropas aliadas embolsadas tras el desastre en Utah Beach. Algunos destacamentos alemanes han intentado avanzar sobre la línea del frente, siendo rechazadas en todos los casos.
Las tropas aliadas han conseguido mantener sus posiciones, ante fuerzas muy superiores, cerca de Le Plessis-Grimoult. A pesar de sextuplicarles en número, los americanos han defendido tenazmente sus posiciones repeliendo la acometida enemiga. El comandante alemán se ha retirado sin sufrir bajas de consideración.

Por su parte, cerca de la aldea de La Tautainerie se ha producido una pequeña escaramuza. Los alemanes, aún siendo ligeramente superiores en efectivos, han sido emboscados y rodeados por una compañía de infantería norteamericana.
Los escasos supervivientes que han podido regresar a sus líneas han contado horrorizados como algunas secciones de dicha compañía han disparado a quemarropa a compañeros que se habían rendido, extremo que no ha podido ser confirmado.
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Sáb 17 Nov 2018, 10:17 am

Algunos motores se ponen en marcha. Los conductores de los camiones hacen rugir los cilindros, pistones e inyectores para calentarlos cubriendo de humo la cuneta de la carretera. Es el momento de volver a emprender la carrera hacia el norte, hacia las playas. El Hauptfach que mandaba las escasas fuerzas panzer presentes en la inminente reanudación de la ofensiva se llevó los dedos a los labios y silbó para hacerse oír por encima del creciente ruido que inundaba los alrededores del pueblo de Cauville.

Los hombres bajo su mando levantaron la cabeza. Otto Römisch recibió un empujón que le sacó del sopor que le había producido el banquete que se dió, horas antes, en una granja cercana. Milagrosamente, la intendencia no había requisado algunos de los pollos que asaron espetados en los cuchillos aquella noche. A falta de comida decente, lo que no faltaban esos días de parón y reagrupamiento era el Jagermeister, destinado en principio a abastecer las enfermerías de campaña y que acaban engrosando las petacas de los infantes, con el beneplácito tácito de los encargados de los almacenes.
-Tanto alcohol corriendo entre las tropas de vanguardia sólo pueden significar una cosa –comentó en su momento el italo-tiroles Zabalonchi. Y parece ser que no estaba equivocado. La Werhmacht se ponía de nuevo en marcha.
-Levanta, jodido romano..... – masculló Coyote dirigiéndose a Otto Römisch. Coyote solía referirse a Otto con el apelativo de Aquilifer porque, a pesar de llevar desde el inicio de la guerra sirviendo en el arma acorazada, estaba convencido de que seguiría siendo Feldwebel toda su cochina vida militar. Una mezcolanza de individualismo, indisciplina y nula destreza a la hora de mantener la boca cerrada había tumbado en múltiples ocasiones su ascenso a Stabsfeldwebel. Además su apellido Römisch (Romano) y su característica nariz aguileña hacia que encajase como un guante en el papel de Aquilifer de la compañía. Coyote bromeaba siempre con que llevaba el emblema del águila pegado a la cara. Aquilifer se revolvió en el suelo, bufando:
-Maldito präriewolf (coyote) sarnoso ….. –se levantó articulando torpemente las palabras y llevándose la mano al cinto, en busca del puñal que pendía suspendido del cañón de su vehículo-, mal rayo te parta…., algún día el bueno de Otto te mostrará el camino al Valhalla con….
Coyote le cortó en seco, señalando hacia el kubelwagen de mando donde el Hauptfach Jacobus Platz había trepado para ver donde se encontraban sus hombres:
-El Hauptfach nos reclama –y añadió-, en marcha.
Los hombres de aquella mermada compañía se reúnen en torno a Platz. Hombre bajito, con gafas redondas y abrigado, haga frío o haga calor, con el sempiterno chaquetón de cuero negro, extiende un mapa sobre el capó del coche.
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Dom 18 Nov 2018, 11:43 am

No veo mejor forma de describir el ambiente caótico y derrotista que se respiraba entre los restos de los desembarcados en Utah Beach y esparcidos por la península de Cotentin que copiar, de forma descarada y modificándola levemente para hacer que encaje en nuestra historia, un pasaje del libro "Morir en primavera". Ahí va.

A muchos kilómetros hacia el oeste del escenario donde se está desarrollando nuestra campaña.....

Las colillas sobre el adoquinado permitían reconocer donde se habían apostado los centinelas armados. Había sacos de arena amontonados en el foso del chateau. El mando de la desintegrada compañia Dog, capitán Tiopepe, se abrochó la camisa y la chaqueta, y siguió a los hombres por el puente. Pasaron camiones en dirección contraria, camuflados parcialmente con redes y ramas de árbol; en el patio estaban cargando varios vehículos mixtos, mientras los soldados iban sacando cajas, muebles y alfombras enrolladas del castillo. Alguien que transportaba una mesa sobre la que había extendido varios mapas del frente chocó contra un pilar y las banderitas verdes y rojas se esparcieron por el suelo.
El Mayor Strayer, ataviado como siempre con botas de paracaidista y calzones de montar, estaba debajo de la alta ventana del balcón mirador, firmando una lista que le había pasado una enfermera. Era un hombre flaco, de perfil algo rechoncho y frente prominente. Las arrugas y los surcos de la cara se le habían vuelto más profundos durante las últimas semanas, y la visera del casco le proyectaba una sombra en forma de guadaña sobre los ojos.
La enfermera se marchó y el oficial se acerco a una mesa grande, donde se amontonaban expedientes sobre clasificadores de color gris.
En el pasillo se oyeron órdenes, juramentos y pasos precipitados escaleras abajo.
En el patio arrancaron varios motores y las ventanas vibraron. Una vez más, el oficial se lo quedo mirando, en esta ocasión con una expresión benévola, casi piadosa, en el rostro, y se puso los guantes. Eran de piel suave y le iban tan estrechos que se le marcaban todos los huesos. Meneando la cabeza, abrió la portezuela de una estufa y arrojo dentro un puñado de papeles. No dijo nada. Todo estaba perdido y la precipitada huída hacia el este hacían innecesarias muchas preguntas.
-Si ve a Von Patoso, salúdele de mi parte..... -dijo Strayer, sin apartar la vista del fuego de la estufa.
Cerca de allí estaba su Colt. Su mirada se fijó en ella. Y añadió, con una tristeza infinita:
-Buena suerte, capitán.....
Tiopepe no fue capaz de articular ninguna palabra. Se cuadró y saludó llevándose la mano a la frente. Sonaba a despedida. La puerta tapizada se cerró en silencio. No quedaba nadie en las escaleras ni en el despacho, y todos los armarios estaban abiertos y vacios. El capitán atravesó el patio, donde ya solo quedaba un jeep. Se subió a él y se dirigió hacia el frente. Estaba harto de huir.
Cada cien metros había vehículos de exploración o camiones ambulancia, ocultos entre los árboles, desde donde los soldados de las tropas de inspección y climatología lo observaban con prismáticos. Uno, con el casco cubierto de ramas de pino, señaló en la dirección en la que se dirigía y se paso el pulgar por el cuello, como gesto de advertencia.

Fragmento adaptado del libro “Morir en primavera”
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por XENUS el Dom 18 Nov 2018, 6:22 pm

Estamos en ello, interesante, peligrosa, asombrosamente inquietante, putas emboscadas, poca visibiilad, un ruido y...…, masacres....., solo digo eso. Corto
avatar
XENUS



Envíos 8 España
Localización - Address Cornella de Llobregat (Barna)
CMBN v4

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por d0snu el Lun 19 Nov 2018, 10:19 pm

Morir en primavera...habrá que echarle un ojo.... Grande Tiopepe!!
avatar
d0snu



Envíos 183 Localización - Address Cantabria
CMBB CMAK CMBN v4 CMCW CMFI v1.2 (Motor v3) LineaGustav CMRT v2 (Motor v4) Matrix Games Patadox Interactive Close Combat Series

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:42 am

Mientras tanto, volviendo a las playas de Aunay-sur-Odon, en plena noche....

A Peter Flipboard, Dosnueces, todavía le temblaban las piernas. El suelo se le movía bajo los pies, a pesar de llevar ya más de quince minutos zapateando suelo firme. El vaivén de las olas y aquella barcaza con una quilla inexistente, le habían obligado a permanecer pisando la cubierta con mayor fuerza de la normal para evitar alguna embarazosa caída y sus zancas y tobillos se resentían a estas alturas de la madrugada.
En mitad de la noche, la panza de la lancha se incrustó en la arena de una playa y por una escalerilla situada en un lateral de aquel incómodo barco, bajaron él y casi toda su tripulación, a excepción del conductor, al continente. Mareados y oscilantes, fueron abandonando el mar que tímidamente les lamía de forma intermitente las botas. Apenas un par de luces lejanas desparramaban algo de claridad sobre el arenal. Se detuvieron. Una decena de hombres se afanaban llevando bultos de un lado a otro sin hacerles el más mínimo caso y otra decena descansaba arremolinados a la silueta de un camión varado en la orilla.
De la escalerilla de la lancha, otro grupo de carristas saltaron al mar mientras su gran puerta se abría con estrépito cayendo ruidosamente sobre la húmeda arena.
-Vaya un recibimiento caluroso… -escuchó detrás suyo. Era la voz socarrona de Mjl. Mijail. O ruso, tal y como lo conocían en el batallón.
-Aquí no ha venido nadie… -apostilló el novato.
Dosnueces, perplejo por aquella situación tan extraña en la que se encontraban, pensó que Mjl tenía mucha razón. El ambiente era raro de cojones. Y Dosnueces estaba tenso por ello. No se había imaginado su llegada a Francia de esta forma, por mucho que ya le hubiesen puesto sobre aviso de la situación límite a la que debían enfrentarse. Su soñadora y jovial mente se había imaginado un recibimiento apoteósico, con un cielo azul radiante, cientos de lugareños enfervorecidos cerrándoles el paso, como en los noticieros, y una salva de vítores, miradas de aprecio y aplausos de los camaradas a los que iba a rescatar, con decenas de cazas amigos sobrevolando sus cabezas. Pero allí no había nada de eso. Solo oscuridad, el silencio de los zapadores trabajando como autómatas, el rumor de las olas yendo y viniendo y los crujidos de la lancha mecida por la marejada. En ese momento, llegaron a su lado también John “Vencini” Reese y Antonyo.
-Y ahora, ¿qué?
Mjl iba a abrir la boca para decir alguna de sus ocurrencias, pero por fortuna se mantuvo callado. Pudo ver como desde los cañaverales que limitaban la arena, una linterna oscilante se fue acercando hacia ellos. El haz de luz se fue agrandando conforme se aproximaba. Cuando llegó a unos 5 metros, la linterna se detuvo y enfocándoles directamente a los ojos, alguien habló:
-Bienvenidos a Francia. Os estábamos esperando….
Cegados, los confundidos carristas se llevaron las manos a los ojos excepto Antonyo que echó los dedos a la funda de su pistola y dijo:
-Como no bajes esa luz, te voy a meter la linterna por el culo….
Dosnueces pensó que era una forma muy poco poética de empezar la invasión de Francia. Se estaban perdiendo las formas y todo el edificio que había construido antes de embarcar se estaba yendo a freír gárgaras.
-Lo…, lo siento yo… -se disculpó el hombre de la linterna, mientras bajaba el haz de luz al suelo-, soy el ordenanza del coronel Trump, su oficial al mando. Me manda a buscarles….
Antonyo le cortó seco:
-Pues vamos yendo…
Mientras sus tripulaciones se encargaban de sacar los vehículos del interior de las lanchas, los cuatro suboficiales seguían expectantes a aquel cabo, haciendo mutis por los cañaverales y desapareciendo de la playa.

Éste les contó que aquellas luces lejanas era del pueblo de Aunay-sur-Odon, que por esta zona estaba todo tranquilo y que el coronel Trump no había ido a recibirles en persona porque estaba muy ocupado ultimando detalles de las retiradas. Envueltos en la oscuridad de la noche encaminaron sus pasos hacia una pequeña caseta donde les esperaba su superior. En torno a una desvencijada mesa, se encuentra un montón de papeles, cuatro tazas de café recién hecho, un plano y un papel de cebolla surcado con múltiples líneas y círculos de diferentes colores. En una esquina, un potente equipo de radio chisporroteaba chasquidos producidos por la estática.

Entran todos y cuadrándose, se presentan:
-A sus órdenes, mi coronel.
El oficial bebió un sorbo de su vaso, se giró hacia ellos y con un ademán les indicó que se situasen junto al escritorio.
En silencio, Dosnu y sus compañeros se situaron alrededor de la mesa. El comandante, con un gruñido parecido a una frase, les indica las tazas humeantes:
-Les harán falta después de un viaje tan largo…
Y sin esperar respuesta, les empieza a repartir algunas hojas escritas por las dos caras. Son informes ininteligibles, garabateados con mucha prisa y caligrafía horrible.
El comandante superpone el papel cebolla sobre el plano, casando sus bordes y todo comienza a verse claro. Planes estratégicos. El comandante carraspea y comienza a hablar.....
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:43 am

Día 20 de Junio, 8:00 AM

Los alemanes han seguido durante toda la noche con sus tentativas de penetrar el frente aliado en diferentes lugares. En un par de puntos han conseguido avanzar, penetrando ligeramente en territorio enemigo pero siguen encontrando fuerte resistencia por parte de pequeños grupos de soldados norteamericanos y han debido de detener momentaneamente su débil progresión.
Reportes de primera mano mencionan la probable presencia de unidades panzer en la cuña situada a la derecha del mapa. Estaremos atentos para confirmar este extremo.

avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:43 am

Así me gusta. Los norteamericanos derrochando optimismo a espuertas.... :ojeroso:

Los alemanes lanzan a mediodía fuertes ataques contra Plessys Grimoult, en la base izquierda del entrante situado a la derecha de la anterior imagen. Las tropas parapetadas en la Abadía rechazan a los alemanes que evitando entrar en el pueblo han intentado flanquearlo por el oeste.


Tres columnas provenientes de tres direcciones distintas han convergido en la abadía situada a las afueras de Plessis.


Durante más de una hora de un rabioso intercambio de disparos y de pequeños enfrentamientos a corta distancia, los hombres que la guarnecían han sostenido con fiereza sus posiciones, dispersando a la fuerza atacante, muy superior en número, que ha regresado a sus posiciones de partida sin haber sufrido grandes pérdidas.
Casualmente, buscando imágenes que ilustrasen esta pequeña acción me he topado que en ese mismo lugar y hace 74 años, tuvo lugar un combate encarnizado entre tropas británicas y alemanas.


Hoy en día la Abadía se conserva en el estado en el que quedó tras la guerra, sirviendo como recuerdo y memoria a los hombres que murieron por ella.

http://en.tourisme-conde-druance.fr/evenement/visite-guidee-des-combats-autour-du-mont-pincon-et-du-plessis-grimoult-2/

Sirva este pequeño episodio también como homenaje para aquellos hombres que lucharon en Plessys Grimoult en 1944.
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:44 am

Desde los bordes de la cabina del semioruga donde viajaba el komandant Coyote veía pasar, con el sol del mediodía sobre sus cabezas, la larga columna de silenciosos soldados, camino hacia Cauville, punto de entrada de todos los refuerzos alemanes.

Miró su reloj. Habían pasado 8 minutos desde la última vez que lo hizo y ese lapso de tiempo se le había hecho eterno. Apenas le quedaban cigarrillos y la espera de órdenes lo estaba desesperando. Se bajó de un salto de la carrocería del semioruga de mando, aterrizando suavemente en la húmeda hojarasca que rodeaba el apartadero frente a la chabola donde se habían detenido. Desabrochándose los botones de la bragueta se dispuso a orinar sobre las orugas motrices, costumbre arraigada y que su conductor Granfalen detestaba porque le parecía mucho más higiénico utilizar cualquier tronco, tapia o poste para tales menesteres.
Pero el komandant era un hombre de costumbres. Supersticioso, según su conductor. Raro de cojones, según el cargador Haploring. Así que nadie hizo ningún comentario aunque Granfalen se removió incómodo en el poyo de piedra donde esperaban, desde hacía una hora, noticias de sus superiores para incorporarse a aquella marea humana.

Tras dejar caer la última gota y abotonarse pausadamente los botones, apoyó su mano en el compartimento motor. La chapa todavía estaba caliente. Granfalen no pudo aguantarse y protestó:
-Verdammt* (*Joder), te habras quedado agusto, ¿no?

El komandant hizo caso omiso. Cogió impulso y trepó hacia el interior de la torreta, introduciendo la cabeza y medio cuerpo en su interior:
-Con tanto orin, vas a joder los rodamientos de las ruedas, -el conductor seguía lamentándose-, y, Scheiße* (*mierda), ya sabemos a quién le va a tocar engrasarlos cuando se gripen y….
El komandant, resplando por el esfuerzo y con una sonrisa asomándose en la boca, se incorporó llevando tres mantas roídas enrolladas:
-No seas un stinkstiefel (amargado), Granfalen –y lanzando dos de las tres mantas a sus subalternos, levantó la vista al cielo anaranjado y añadió, borrándosele la sonrisa de la cara:
-Hace un día precioso, no se ve ni un avión enemigo en el cielo y estamos, de momento, de una pieza….., así que calla la boca y descansa un poco.
Desplegó su manta sobre el chasis templado y se dispuso a echarse una cabezadita:
-Tal y como diría nuestro Aquilifer, sol rex regula (el sol es rey y regla) –y añadió- puede que sea la última vez que logres conciliar el sueño en varios días….
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:45 am

A lo largo de la tarde de hoy los alemanes han proseguido con su arrollador avance por la derecha, penetrando profundamente en territorio enemigo y rompiendo definitivamente sus lineas defensivas. Nada parece interponerse en su camino hacia la costa.


Dia 20, 23:00 PM

Sin embargo, a media tarde, un contraataque aliado ha intentando detener mediante un contundente choque frontal la punta de lanza alemana. A pesar de haberles fastidiado la hora de la merienda, las compañías de vanguardia germanas ni se han inmutado (no así sus hambrientos estómagos), siendo rechazados los norteamericanos con pérdidas moderadas. Durante la noche y despues de una frugal cena consistente en bocadillos fríos y col lombarda, los alemanes han seguido avanzando sobrepasando la carretera que lleva Aunay-sur-Odon y alcanzando las cercanías de la aldea de La Rouelle donde se estima que podrán hincar el diente a algo más contundente.
Pero nada más lejos de la realidad. A medianoche y envueltas en una ligera niebla, otro potente contraataque aliado se esta fraguando en uno de los flancos del avance alemán, amenazando con volver a chafar a las caninas tropas de vanguardia otro opíparo banquete


Zona del combate

¿Conseguirán los aliados cercenar la incursión enemiga o deberán regresar a sus posiciones de partida nuevamente? La batalla en el CM está servida. Comandantes, acerquen sus auriculares y mantengan sus radios encendidas en las frecuencias habituales. El Alto Mando, la Patria y las vacías escudillas de sus compañeros de vanguardia dependen de su compromiso en estas cruciales horas.
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:45 am

Llevamos una temporada dándonos de tortas en los espesos pinares que hay entre La Vallèe, Les Trois Manes y Campandré-Valcongrain.
La cosa avanza despacio pero la campaña sigue adelante. Con tranquilidad. Cool
Los soldados avanzan cautelosos y los encuentros a corta distancia hacen que los disparos sean a quemarropa. Los aliados se están abriendo paso entre los árboles, extendiéndose como una mancha de aceite hacia las lindes del bosque. Los alemanes, en una actitud más defensiva, contemporizan y cuentan las horas que faltan para que el sol salga y caliente, levantando la cochina niebla y disipando las tinieblas en las que se encuentran inmersos.
No faltan los enfrentamientos aislados. Y la historias de soldados individuales. Ahí os dejo una:


El sargento Dittmer no era un dechado de virtudes. Torpe con la brújula. Tímido con sus subalternos. Cohibido con sus superiores. Siempre elegía los peores sitios para acampar. Recibía las peores raciones de toda la compañía y no se quejaba por ello. No estaba afiliado al Partido y no tenía ni puñetera idea de la última alineación del Bayern o del Hamburgo.
Una nulidad a ojos de sus hombres. Quizás por ello o porque, a pesar de todos esos defectos, tenía unos huevos como el caballo de Espartero, se situó delante de su menguada sección abriendo camino para el resto de sus muchachos, en mitad de una oscuridad que mataba. Literalmente. Intentando contactar con Münchbach y sus chicos que se encontraban rodeados de enemigos. A pesar de no tener ninguna de las características que adornaban al resto de suboficiales de la compañía, había que reconocerle redaños en momentos tan jodidos como éste. Y sus hombres se lo agradecían. Estar en vanguardia era el camino más corto para alojar una bala entre pecho y espalda.
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Jue 22 Nov 2018, 2:47 am

La noche hace que la guerra se convierta en algo más íntimo. Cada soldado libra su propia batalla y usualmente se producen situaciones como ésta:



Dos soldados enemigos, hermanados por el terror que les produce un tiroteo a escasa distancia, se refugian en el mismo lugar: detrás de un grueso tronco que les protege de las explosiones y plomo que vuela por todas direcciones. Seguiremos informando....
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por XENUS el Mar 27 Nov 2018, 6:18 pm

impresionante este juego, un árbol, dos hombres, la vida en juego......
avatar
XENUS



Envíos 8 España
Localización - Address Cornella de Llobregat (Barna)
CMBN v4

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Hoth el Sáb 08 Dic 2018, 9:58 am

alien alien


                       
A mi señal, Ira y fuego.
avatar
Hoth



Envíos 841 España
Localización - Address Sevilla
CMBB CMBN v4 CMCW CMRT v2 (Motor v4) Matrix Games

http://www.maps-for-cm2.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Von Patoso el Lun 10 Dic 2018, 10:00 pm

Hola, hola. Teniente von Patoso presentándose por aquí. No se por qué extraña razón el mayor Trump me ha puesto al mando de una sección de ingenieros, cuando yo soy teniente paracaidista... Tal vez tenga algo que ver los resultados del desembarco y lo que paso en Utah...
avatar
Von Patoso



Envíos 3 España
Localización - Address En el frente
CMBB CMAK CMSF CMSF/B CMSF/M CMBN v4 CMCW CMFI v2 (Motor v4) LineaGustav CMRT v2 (Motor v4) CMFB v2 (Motor v4) CMBS v2 (Motor v4)

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Mar 11 Dic 2018, 12:00 am

Tiene usted suerte de estar todavía vivito y coleando y no perdido en medio del bocage como el bueno del capitán de su compañía, retirándose hacia Aunay-sur-Odon, a cara de perro con los alemanes pisándole los talones.
Supongo que usted, que es un tipo cultivado y proveniente de familia prusiana de rancio abolengo, ya habrá leido en alguna de las crónicas de sus tataraabuelos como se las gastaban los Reiter alemanes persiguiendo suecos en desbandada en Pomerania.
Con un canto en los dientes, oiga. Se tiene que estar dando con un canto en los dientes de estar desenterrando minas en esos bosques repletos de primos lejanos suyos. golpe

Razz
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Von Patoso el Mar 11 Dic 2018, 10:53 am

Vayamos por partes. Todavía estoy esperando que se me conceda el Corazón Púrpura por las heridas recibidas en la campaña de Utah. Espero que el mayor Strayer tramitara en tiempo y forma la solicitud. Por otro lado, y conociendo a mis antepasados prusianos, creo que más que perseguir a los suecos por Pomerania iban persiguiendo a las suecas. Finalmente, ya es malo desenterrar minas en un bosque, aunque puedo entender la decisión del US Army después del inicio de campaña. El problema es que no hay minas en este bosque, solo boches escondidos detrás de cada árbol...
avatar
Von Patoso



Envíos 3 España
Localización - Address En el frente
CMBB CMAK CMSF CMSF/B CMSF/M CMBN v4 CMCW CMFI v2 (Motor v4) LineaGustav CMRT v2 (Motor v4) CMFB v2 (Motor v4) CMBS v2 (Motor v4)

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Patxi el Miér 12 Dic 2018, 3:53 pm

Por el amor de Dios, teniente. Fíjese usted en que situación nos encontramos. El coronel Trump señaló una pila de hojas sobre un tocón de arból convertido momentáneamente en oficina. No se da cuenta que todo el frente se derrumba y usted me habla de no se que Mayor Strayer y no se cual medalla que se le adeuda desde que desembarcamos en la playa. A saber donde diablos se encuentra esa solicitud, si no lo han utilizado para calentar algún puchero lleno de agua o si los alemanes se lo están pasando en grande haciendo garabatos en el dorso de la misma.
Si quiere ganarse su Corazón Púrpura, deje de andar a cuatro gatas olisqueando el musgo para detectar esas supuestas minas y cargue con sus hombres hacia delante, para hacer estrangular esa maldita punta de lanza alemana que se ha incrustrado en nuestro costado izquierdo.

Wink
avatar
Patxi



Envíos 54 España
CMBB CMAK CMBN v3

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Von Patoso el Miér 12 Dic 2018, 11:22 pm

El teniente von Patoso maldijo por lo bajo mientras soltaba el botón push to talk del walkie-talkie. Ese maldito coronel Trump y su costumbre de hablar a voz en grito al final les iba a llevar a todos a la tumba. Y seguramente se habría limpiado el trasero con su solicitud para el Corazón Púrpura. ¡Cómo echaba de menos a Strayer! Respiró profundamente un par de veces para tranquilizarse, mientras el cabo Smith miraba hacia otra parte haciéndose el distraído. Finalmente apretó de nuevo el botón.

Mayor: aquí es difícil distinguir hacia delante de hacia atrás. Los alemanes surgen detrás de cada árbol, de cada matorral e incluso le diría que debajo de cada hoja de árbol. He oído disparos y me he acercado a proteger nuestro único blindado. Por supuesto que si sus órdenes son otras las seguiré con gusto. Cambio.
avatar
Von Patoso



Envíos 3 España
Localización - Address En el frente
CMBB CMAK CMSF CMSF/B CMSF/M CMBN v4 CMCW CMFI v2 (Motor v4) LineaGustav CMRT v2 (Motor v4) CMFB v2 (Motor v4) CMBS v2 (Motor v4)

Volver arriba Ir abajo

Re: Dunkerque 1944-La campaña

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.